El caso Pablo Neruda: el poeta no murió de cáncer

RFI

El poeta comunista Pablo Neruda no murió de cáncer como dice su certificado de defunción emitido pocos días después del golpe de Estado en Chile. Los peritos encontraron además una nueva bacteria en los restos del Premio Nobel de Literatura, cuyo análisis podría ayudar a esclarecer las causas reales de su muerte.

No fue el cáncer la causa de la muerte del célebre poeta chileno y premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda, como lo afirmaba el certificado de defunción. Esa fue la principal conclusión de los análisis realizados por un grupo de expertos internacionales a petición de la justicia chilena.

Al realizar los estudios los peritos encontraron una bacteria en los restos Neruda, cuyo análisis podría finalmente ayudar a esclarecer las causas reales de su muerte.

Sin embargo por ahora, no se ha podido establecer si fue asesinado o no por la dictadura de Pinochet.

“Hay necesidad de continuar con los estudios de genómica microbiana que permitirán aclarar la acción de un tercero en la muerte del poeta”, dijo a RFI el doctor Aurelio Luna, uno de los 16 expertos convocados por el juez. “Con los resultados existentes […] no podemos ni excluir ni afirmar la causa, natural o violenta, de la muerte de Pablo Neruda.”

El juez Mario Carroza inició una investigación en 2011 luego de que el chofer y asistente personal de Neruda, Manuel Araya, declarara que el poeta fue trasladado desde su casa en el litoral chileno hasta la clínica Santa María en Santiago, donde le habrían inyectado un veneno mortal. Una versión apoyada por la familia de Neruda que presentó una demanda para esclarecer la muerte del poeta.
“El certificado de defunción de Neruda del año 1973, a los 12 días después del golpe de Estado es un fraude”, dijo a RFI Rodolfo Reyes, abogado y sobrino de Neruda. “Neruda tenía cáncer, pero no estaba en un estado terminal.”

En esta misma clínica en la que falleció Neruda, murió en 1982 el ex presidente Eduardo Frei-Montalva, férreo opositor a Pinochet y cuya muerte también es objeto de dudas y de una investigación. En el momento de su muerte a sus 69 años, Neruda se disponía a exiliarse a México, donde prometía convertirse en un prominente opositor a la junta militar.

Comparte esto:

Deja un comentario